martes, 12 de noviembre de 2013

Mini R.O.L. — Clay II

>Clay: Matar a Henry.


Un vidrio roto rompió con la melodía de la ciudad.Antes alguien había gritado,pero no lo escuché.Luego,una frenada fuerte de un auto,y instantáneamente después,más vidrios rotos,luego de los crujidos de la carrocería de los autos. 
Otro grito,y este si lo escuché,y mire a mi izquierda.Había muchos autos,varios chocados,pero muchos circulaban normalmente. 
Un choque en la Ciudad,eso era raro.Ya podía escuchar las sirenas acercándose.Llegue a la esquina,y vi como la ambulancia giraba a toda velocidad.Giré la cabeza,y entre los autos que pasaban pude ver a una persona en un charco de sangre,juntos a la fila de autos chocados. 
Sangre. 
Sacudí mi cabeza y cerré los ojos.Seguí caminando hacía la universidad.Varias personas me chocaron,pero no le dí más importancia. 
Al llegar a la otra esquina,esperé a que el semáforo cambiara.Otro idiota que venía corriendo desde atrás me choco y casi vuelo hacía la calle . 
—¡Cuidado, imbécil! 
Me acomodé la ropa.Empecé a escuchar la melodía de la ciudad de nuevo. Dejo de ser un Adaggio.Ahora era un Prestissimo.Escuché otro grito,y otro más.Empecé a escuchar los pasos de las personas aumentando su velocidad. Más vidrios rotos,y más gritos. Chirridos de metal quebrándose. 
No entendía que estaba pasando.Cerré los ojos. 
Los gritos. 
Los pasos. 
Los vidrios. 
Los autos chocando con otro autos. 
Aunque en completo caos,la Ciudad tenía la melodía. 
Un disparo rasgo el ambiente. Por un momento no hubo más pasos,ni vidrios,ni autos chocando. 
Abrí los ojos y, vi como una persona que estaba arrodillada se desplomaba enfrente mió. La sangre no tardó en volver a manchar la ciudad.Sus ojos eran blancos, y del ojo derecho salía un líquido negro.No pude dejar de mirarlo,hasta que finalmente murió,y cerro sus dejaron de brillar. 
Mi corazón se comprimió hasta casi explotar.Luego de eso empezó a latir descontrolodamente,y empecé a correr,junto con todo el mundo.Corría sin sentido,solo,corría en el sentido de la corriente.Quería estar lejos ahora,quería estar lejos de la puta Ciudad. 
Sin darme cuenta,infinidad de gritos,vidrios rotos,disparos dispusieron el nuevo orden de la Ciudad.Corrí,y corrí,y corrí,sin parar,más de lo que mi cuerpo podía aguantar.Pero la gente me empujaba,y no querían dejar de correr hacia adelante. 
Quise doblar en una esquina,pero solo logré caerme,y que me pisaran incontables pies.Pareció una eternidad,pero posiblemente hayan sido solo 10 segundos hasta que pude arrastrarme fuera de la corriente humana. 
Tenía la parte derecha de mi cara raspada,y con sangre.Mi camisa blanca se había ensuciado bastante.Ah,y mi espalda y mis costillas dolían como la puta madre. Podría tener alguna fisura,no creo que una fractura,pero quién sabe.Me arrastré hasta un lugar un poco más escondido y seguro.Estaba pegado a la entrada de un edificio.Veía a todo el mundo corriendo,autos chocando,disparos y gritos.Ya me estaba acostumbrado.Aunque todavía no tenía la más puta idea de que estaba pasando. 
Me acerque a un rincón,donde estaba casi oculto por una planta.Varias personas me vieron,pero no me ayudaron.Hasta que una persona si me vio. Tenía un brazo consumido,como si se lo hubieran succionado,solo eran huesos recubierto por piel.Y también tenía ese líquido negro cayendo de uno sus ojos.Empezó acercarse a mí lentamente.Esa cosa no era buena. 
No. No. Por favor, ¡No! 
Empecé a patear el vidrio del costado de la entrada al edificio.Pero no era suficiente. Se empezó a rasgar,pero no llegaría a tiempo. 
Un auto llegó a una velocidad infernal,y choco de frente al edificio.Atropello a la cosa,y rompió la entrada.Sin perder un segundo,me arrastré hacia adentro.Había muchos pedazos de cristales en el piso,los corría como podía pero era imposible que ninguno se me clavara.Dolían,pero de alguna manera también apaciguaban el dolor en mi costilla,y en mi espalda.Llegue hasta el ascensor. El botón estaba muy lejos y al no poder pararme,tuve que sacarme una zapatilla,y tirarle hasta que la puerta se abriera.No tarde mucho, se escuchó el clic de que el ascensor había llegado y la puerta se abrió. Escuché un grito que proveía del auto.No era dolor,era rabia talvez. No tenía ninguna intención en saber que era eso.Me metí en el ascensor,y traté de apuntar a los pisos de más arriba. Acerté al primer tiro.Piso 9.Era bueno,pero no suficiente.Tenía que llegar al piso 12,para luego tratar de llegar a la terraza.No fue fácil. 
Del 9,baje al 4,del 4 al 2. Me tomé unos minutos y me concentré para apuntar al 12.Pero subí hasta el piso 8 nada más.La quinta fue la vencida. 
Al llegar al piso 12 quedaba un último obstáculo.Las escaleras. 
Después de 20 minutos y un esfuerzo enorme,llegue a la puerta. Con otro tiro preciso de mi zapatilla la abrí.Me arrastré hasta atrás de un tanque de agua e instantáneamente me dormí. 
Desperté bastante recuperado de la siesta.Me pude parar sin hacer mayor esfuerzo,pero me costaba caminar.Me apoyé en la pared de la terraza. 
Mi corazón se comprimió mucho,y latió muy despacio. 
Esto era la Ciudad. Después de tanto tiempo soñando,la Ciudad se había convertido en esto.Una puta masacre. 
Era un desastre.Y estaba metido en el medio de esto.Lo que sea que fuere. 
Varios helicópteros pasaron y dijeron que el rescate sería en 2 días en la zona norte de la Ciudad.Al mediodía. 
Tendría que ponerme en marcha de inmediato. 
Necesitaría medicamentos,antes que todo.Había una farmacia en la calle de enfrente,llegando a la esquina. 
Esperé a que todo se tranquilizara un poco más,y baje. 
Ahí seguía el auto,y los cristales con los que me había cortado un poco. 
La puerta del auto estaba abierta,y había pasos con sangre que llevaban hacía afuera. También había gotas negras. 
Fui caminando lo más rápido que pude hacía la farmacia. 
Abrí la puerta principal. Busque rápido un puto analgésico, y volví a la calle. 
Ahora necesitaba agua. Pero era muy peligroso andar por la calle. 
Volví al edificio, y mire el estado del auto. Parecía en buenas condiciones, para haber chocado contra un edificio. Tal vez funcionara. 
Y lo hizo. Puse marcha atrás, y busque cualquier cosa donde hubiera agua. Necesitaba tomar esos medicamentos rápido. La manera en la que estaba sentado para evitar tocar la sangre, no era bastante cómoda, y no le hacía bien a mis costillas. Encontré un kiosco. Abrí una de las heladeras y robé una botella de agua mineral. Volví al coche. El sol se empezaba a poner. Tenía que buscar un lugar donde dormir. Decidí seguir hasta la esquina. El motor se paró, pero lo logré volver a poner en funcionamiento. Doble a la izquierda. 
El motor se volvió a apagar.Empezó a salir humo del capo. 
No sabía nada de motores,así que solo podía esperar,adentro del auto. 
Dejaba pasar 5 minutos,y volvía a intentar. 
Vi varios autos pasar,incluso,uno paso al lado mío,pero no quisieron detenerse. 
Aproveché a tomar 2 píldoras del analgésico.Solo con el placebo me sentía genial. 
Intenté una vez más.Pero el motor no respondía.Tal vez necesita agua el radiador,era lo único que podía hacer. 
Utilicé mi botella en el radiador.Solo esperaba que funcionará.Ya era de noche. 
Volví al auto,y encendí el motor,pero no funciono.Insistí.Casi arranco. 
Lo hice una vez más,y el auto arrancó. 
Decidí volver a casa,aunque eso fuera en el sur. 
Dormí bastante bien.Al despertar,busque agua y tome otra doble dosis de mi analgésico.Busque un poco de comida,y lo puse en una mochila. No tenía casi nada,recién me había mudado. 
Bajé y me subí al auto.La sangre ya estaba seca,así que era inútil limpiarla. 
Me detuve 2 segundos para pensar como llegar la norte. 
No conocía la ciudad.Avancé hacía donde creía que estaba el norte. 
La ciudad estaba plagada de cadáveres,tanto de las cosas,como de gente. 
No era nada bonito,pero lo maneje bien.Vi bastante actividad humana. Perfectamente no hospitalaria,pero había muchos vivos. 
Me di cuenta que iba hacía el norte por la gente,vi mucha caminando en la misma dirección.Muchos estaba armados,y no solo con pistolas. Vi varios con escopetas,y rifles. Vi varias veces como cuando aparecían esas cosas a atacar a alguien solían ayudar a las demás personas. Aunque más de una vez vi como mataban al monstruo,y como robaban las pertenecías ajenas. 
Seguí adelante. 

Mi panza empezó a rugir.Tenía que buscar un lugar donde dormir,y también buscar más comida de la que traía.Al hacer unas cuadras más,vi un local de comida y me acerque con el auto.Tal vez tenían alguna puerta abierta,en la parte de atrás. 
Llegue hasta donde se pedían las comidas.Empecé a buscar alguna puerta o algo. 
Casi me meo en los pantalones cuando el puto parlante habló. 
-¿Qué desea? 
-Un vuelo a Kenia-respondí sin esperar respuesta.Pensé que se trataba de algún robot. 
-Vendemos hamburguesas. 
-Que? 
-Comida,idiota. 
Estos hijos de puta estaba atendiendo en un desastre así. 
Pero no iba a desaprovechar esta oportunidad.Abrí la guantera,por que en la guantera,siempre hay algo que sirve,siempre hay una pistola,comida,la llave necesaria,o dinero,como en esta ocasión. 
Había una billetera,no tenía mucha plata,tal vez unos 50 dolares. 
-¿Qué me das por 48 dólares? 
-Una hamburguesa doble,con refresco y papas comunes. 
-Dije 48 dolares,no 8. 
-Escuché bien,señor. 
Había sextuplicado los precios,que hijos de puta. 
-Dámela entonces 
Tomé mi comida y les deje su sucio dinero.Comí tranquilo.Tomé un analgésico más. 
Se hacía de noche,y tenía que apurarme a encontrar un lugar. 
Salí de local ,y me puse en marcha hacía el norte.Ya no había mucha actividad humana. 
Al hacer unas cuadras el indicador de gasolina del auto estaba en rojo. No me quedaban más que unos kilómetros. 
A lo lejos vi a un hombre, transformado, persiguiendo a una mujer. Aceleré a fondo, y atropellé al hombre, y logré no tocar a la chica. Tuve cierta turbulencia por atropellarlo, pero controlé el auto. Me bajé para ver si la chica estaba bien. 2 tipos armados salieron de una casa. Los tipos se miraron y se dedicaron a la chica, que lloraba. 
De repente ella se paró, y se lanzó hacia mí.

No hay comentarios :

Publicar un comentario