jueves, 13 de febrero de 2014

Mini R.O.L. — Croft III

>Croft: Que caiga la sangre.

Nos atacó una cosa mitad de la noche, era grande, feo y estaba molesto, casi nos mata. 
Decidimos bloquear las ventanas, las del segundo piso con tablas de madera, me pinche un dedo. 
Las del primer piso usamos los muebles, me aplaste un dedo. 
Después de eso, y curarme mis deditos, nos fuimos a dormir, al menos yo lo hice, a las dos horas de mirar el techo sin poder dormir fui a buscar agua a la cocina, baje las escaleras lentamente para no despertar a nadie, lleve mi pistola aunque solo me quedaba una bala. Igual no era posible que mas entraran, todas las ventanas estaban bloqueadas con tablas o muebles, de hecho apenas podía ver en la oscuridad del primer piso, la única luz era la que entraba por la pequeña ventana de la puerta. 
–Oh – La poca luz que había desapareció cuando una silueta se detuvo frente a la puerta, unos segundos después se empezó a abrir lentamente mi entras corazón latía al máximo y me preguntaba “¿Ahora que?” 
–Uh… –Un hombre alto entro, llevaba un bate en una mano, prepare mi pistola detrás de mi.– ¿Ehem, estas solo acá? 
–Si – No me dio tiempo de continuar cuando se lanzo hacia mi con su bate y me tiro al suelo con el primer golpe. 
–Agh.
–¡Es solo uno, entren! – Grito mientras sacaba un pequeño cuchillo, dos hombres mas entraron por la puerta, cada uno llevaba a algo para golpearme, aunque no seria necesario ya el cuchillo venia hacia mi. 
Trate de pararlo con la mano y lo logre, con la palma de la mano al menos, dispare una vez y le di al hombre en el pecho, se tambaleo hacia atrás mientras me levantaba hacia las escaleras. 
–Ah mierda– Grito uno de ellos mientras su amigo se desplomaba, el otro me agarro antes de llegar a las escaleras y me lanzo, caí sobre una mesa de vidrio rompiéndola, si eso no había despertado a los otros, estaban muertos ya. 
–Agh–Los apunte con la pistola –Fuera, fuera o disparo – No sabían que estaba vacía, me levante y fui de nuevo hacia las escaleras. 
Uno estaba revisando al que se encontraba en el suelo, el otro corrió hacia mi y me quito la pistola, salí corriendo mientras el trataba de dispararme con el arma vacía. 
La primera habitación era la de Clay, me saque el cuchillo de mi mano, varias gotas de sangre cayeron al suelo, Clay estaba despierto y me preguntaba que paso. 
–Abajo… hay gente… vienen para acá… –Estaba agitado, sentía que el corazón se me iba a salir y apenas podía hablar, obviamente no ayudo el golpe que el sujeto me dio en la espalda, tirándome al suelo donde me golpee la cabeza con el pie de una mesa, sentía que me mareaba hasta que todo se puso oscuro.
Lo último que vi fueron los pies de Clay, sobre una mancha de sangre.

No hay comentarios :

Publicar un comentario